El autobús se ha erigido como el medio de transporte por carretera más seguro, colocándose en un nivel similar al de la aviación o el ferrocarril. Además, contribuye a la disminución de la congestión y la contaminación causada por el tráfico en las ciudades y carreteras.