La primera época vacacional del año está al caer, y Autocares Aizpurua quiere disfrutarla contigo. Lo más seguro, ahora te pillaremos con los preparativos previos a tu viaje, atento a las previsiones meteorológicas, decidiendo qué ropa meter en tu maleta o tal vez sin saber aún qué visitar.

A todos los indecisos os lanzamos una pregunta, ¿conocéis las salinas vascas? El País Vasco ofrece en su totalidad rincones que merecen ser explorados, y las salinas son sin duda uno de ellos. En el País Vasco las tenemos de dos tipos distintos, las Salinas de Añana y las Salinas de Leniz.

La razón por la que hay sal en Salinas de Añana nos retrotrae a un gran océano que se encontraba en el lugar hace aproximadamente 200 millones de años, y el evaporamiento del mismo generó grandes capas de evaporita en el fondo, generando una situación ideal para la explotación de la sal. En Añana, se ofrecen distintos tipos de visitas, amoldandose a las necesidades de los turistas y ofreciendo además de las salinas la opción de conocer un entorno inigualable.

En cambio, en Leintz-Gatzaga, comenzaron a producir sal en el siglo XVI, debido a que en Gipuzkoa existía una alta demanda de sal, para entre otras cosas abastecer a los barcos balleneros que viajaban a Terranova. Debido a altibajos económicos, la salina se cerró en 1954, después de 600 años de actividad. Pero ahora, existe la opción de conocer su apasionante historia.

Sin duda, la explotación de la sal tiene un gran peso histórico en el País Vasco, y merece la pena ser consciente de ello. ¡Visita el oro blanco de nuestro pueblo!

Txotx!
Noticia siguiente